Necesidades humanas

Necesidades humanas. Guía para detectarlas

Las necesidades humanas son las razones últimas que explican cualquier motivación. Dicho de otro modo: toda conducta es motivada en base a unas necesidades primordiales que mueven a la acción.

La necesidad no es algo que se tiene sino lo que se es: las personas somos nuestras necesidades. Las necesidades son la razón última y primera de todo movimiento, son lo que nos configura como personas en permanente acción. Entender sus necesidades y hacer el modelo mental de qué mueve al otro es esencial en la interacción.

¿Para qué sirve esta guía de detección de necesidades humanas?

Sirve como herramienta poderosa para influir en una persona. Además, si tenemos en mente el listado de propiedades de las necesidades, entonces podemos utilizarlo de forma natural en nuestras conversaciones para comprender mejor al otro en nuestro propio interés o, muy importante, en el suyo propio, si intervenimos para ayudarle. Puedes descargar aquí la guía para revisar las necesidades personales en su versión completa.

¿Cuales son las propiedades de las necesidades humanas?

Puedes estudiar a fondo las propiedades de las necesidades humanas en un artículo exclusivo para ello. Aquí te ofrezco solo un listado resumen sobre el que nos haremos las preguntas clave:

  • N 5.1.1 Toda necesidad implica una carencia.
  • N 5.1.2 Las necesidades están siempre ahí.
  • N 5.1.3 Toda necesidad implica un movimiento inevitable de acción o de reacción.
  • N 5.1.4 Se actúa más por reacción que por acción.
  • N 5.1.5 Las necesidades son difusas.
  • N 5.1.6 Las necesidades solo pueden inferirse.
  • N 5.1.7 Las personas no saben lo que necesitan.
  • N 5.1.8 Primero es la necesidad y luego el razonamiento o el porqué de la necesidad.
  • N 5.1.9 Solo podremos entender a los demás si somos buenos constructores de modelos de necesidades.
  • N 5.1.10 La construcción de los modelos de necesidades de los demás es automática, tácita e implícita.
  • N 5.1.11 Las necesidades se ordenan jerárquicamente.
  • N 5.1.12 Unas necesidades anidan o dan lugar a otras.
  • N 5.1.13 Las necesidades oficiales albergan otras necesidades reales ocultas.
  • N 5.1.14 Las necesidades a menudo implican o albergan contradicción entre ellas.
  • N 5.1.15 Toda indecisión supone un conflicto de necesidades.
  • N 5.1.16 Las necesidades pueden surgir a medida que se descubren nuevas carencias.
  • N 5.1.17 El origen de las necesidades es producto de la especulación.
  • N 5.1.18 Una necesidad referente nunca se sacia.
  • N 5.1.19 Podemos ser más o menos vulnerables según la intensidad de nuestras necesidades referentes.
  • N 5.1.20 Las necesidades nos hacen vulnerables y dependientes de los demás.
  • N 5.1.21 Toda necesidad tiene una serie de variables que la definen y le dan forma.
  • N 5.1.22 Sin una necesidad solo se interpreta un papel y punto.
  • N 5.1.23 Una necesidad siempre es personal.
  • N 5.1.24 Miedos y temores magnifican las necesidades.
  • N 5.1.25 No existen las necesidades universales.
  • N 5.1.26 Una necesidad no es un recurso.
  • N 5.1.27 Una necesidad no es se puede motivar.

¿Cuáles son las cuestiones clave?

 N 5.1.2 Las necesidades humanas siempre están ahí.

  • ¿Podemos intuir la necesidad que explica su estrategia?
  • ¿Sabe modular bien sus necesidades? ¿Podemos pensar que controla sus inclinaciones bien?
  • ¿Hay ámbitos en los que es difícil que pueda controlarse bien?
  • ¿Vive en una continua confrontación? ¿Vive todo como un ataque a su necesidad de estabilidad o de afirmarse?
  • ¿Alguien próximo a él piensa que puede cambiar y que aprenderá a controlar sus necesidades?

N 5.1.3 Toda necesidad implica un movimiento inevitable de acción o de reacción.

  • ¿Es proactivo o reactivo?
  • ¿Tanto si es proactivo, como si es reactivo, lo es de forma exagerada hasta casi la patología?
  • ¿Pasa la vida reaccionando y apagando fuegos? ¿En qué ámbitos?
  • ¿Pasa la vida imaginando escenarios y creando planes de contingencia?

N 5.1.4 Se actúa más por reacción que por acción.

  • ¿Qué nivel de sensibilidad le detectamos en diferentes ámbitos?
  • ¿Deja todo para última hora siempre? ¿Cuándo pospone algo luego se queja de estrés? (Esto es muy habitual)
  • ¿Confía exageradamente en sus capacidades y por eso no prepara nada y solo reacciona?
  • ¿Solo reacciona y no prepara nada porque todo en este ámbito le es indiferente?

N 5.1.5 Las necesidades humanas son difusas.

  • ¿Tiene claros sus ideales? ¿Tiene idea de que tiene ideales? ¿Sus ideales son realistas?
  • ¿Sabría explicar cuál es su rumbo o su meta? ¿Es capaz de describir una situación ideal?

N 5.1.6 Las necesidades solo pueden inferirse.

  • ¿Podemos contrastar nuestro modelo de sus necesidades con su modelo de sus necesidades? ¿Coinciden?
  • ¿Podemos hacerle ver que de sus actos se deducen unas necesidades que nosotros imaginamos? ¿Aceptará nuestro modelo de sus necesidades? ¿Se le puede persuadir en este sentido? ¿Podemos reestructurar su modelo de necesidades hacia otro que nos interese?
  • ¿Podemos definirlo como una persona que se conoce bien? ¿Es una persona que nunca se plantea estas cuestiones?
  • ¿Es una persona que se equivoca de una forma clara sobre sí mismo?

N 5.1.7 Las personas no saben lo que necesitan.

  • ¿Sabe realmente lo que quiere?
  • ¿Se conoce a sí mismo? ¿Hay hechos del pasado que demuestran que no se conoce a sí mismo?
  • ¿Sería capaz de predecir cómo se sentiría o reaccionaría en determinado contexto?
  • ¿En qué pensamos que se equivoca respecto a sus propias necesidades?
  • ¿Ante grandes decisiones saben explicar qué necesidad cubren con ellas?

N 5.1.8 Primero es la necesidad y luego el razonamiento o el porqué de la necesidad.

  • ¿De qué forma justifica a posteriori sus decisiones?
  • ¿Podemos intuir cuál es la necesidad que cubre con sus acciones?
  • ¿Cuál es su estilo de encubrimiento de las necesidades reales por otras socialmente aceptables?
  • ¿Siempre actúa así o es solo en ámbitos concretos?

N 5.1.9 Solo podremos entender a los demás si somos buenos constructores de modelos de necesidades.

  • ¿Podemos predecir las conductas del otro?
  • ¿Podemos empatizar con el otro?
  • ¿Podemos influir en el otro?
  • ¿Somos capaces de modificar nuestro modelo a la vista de las evidencias?
  • ¿Construimos nuestros propios modelos o esperamos a ver qué opina un tercero para adoptar su modelo?

N 5.1.10 El modelo de construcción de los modelos de necesidades de los demás es automático, tácito e implícito en la interacción.

  • ¿Somos ágiles a la hora de elaborar modelos mentales acerca de qué piensa el otro?
  • ¿Revisamos nuestros modelos cuando escuchamos opiniones de terceros?
  • ¿Somos muy dados a los estereotipos y nuestros prejuicios nos condicionan?
  • ¿Me considero una persona objetiva que solo opina cuando tiene toda la información? (Un error muy común considerarse así).

N 5.1.11 Las necesidades se ordenan jerárquicamente dependiendo del contexto.

  • ¿Cuánta importancia tiene el contexto en sus ideas referentes dominantes? ¿Piensa siempre igual independientemente de dónde esté y con quién esté? ¿Llega al punto casi de la obsesión?
  • ¿Cuántos y cuáles son los contextos que le provocan una mayor manifestación de sus ideas referentes?

N 5.1.12 Unas necesidades anidan o dan lugar a otras.

  • ¿Se puede seguir el hilo de necesidades?
  • ¿Se puede decidir cuál el origen de la necesidad principal?
  • ¿Vale la pena suscitar la necesidad principal? ¿Arrastra muchas otras anidadas?

N 5.1.13 Las necesidades oficiales albergan otras necesidades reales ocultas.

  • ¿Podemos aventurar un modelo de necesidades reales ocultas? ¿Por qué hace realmente lo que hace? ¿Para qué?
  • ¿Coincidimos varios en pensar cuál es la necesidad real?
  • ¿Es consciente él mismo de que tiene necesidades reales ocultas? ¿Es incapaz de reconocer que sus necesidades oficiales ocultan otras más importantes para él? ¿Tan poco se conoce?

N 5.1.14 Las necesidades humanas, a menudo, implican o albergan contradicciones entre ellas.

  • ¿Racionaliza las disonancias? ¿Lo hace activamente, como para ocultar la contradicción, o de una forma natural?
  • ¿Cuáles son las contradicciones? ¿Vale la pena hacérselas explícitas? ¿Se pueden utilizar estas contradicciones para algo?
  • ¿Las contradicciones son muy centrales? ¿Son sobre temas secundarios?
  • ¿Qué hace para hacerlas compatibles?

N 5.1.15 Toda indecisión supone un conflicto de necesidades.

  • ¿Podemos hacer explícito el conflicto? ¿Serviría de algo? ¿Lo asumiría?
  • ¿Qué necesidades entran en conflicto? ¿Habrá otras necesidades que no alcanzamos a imaginar en conflicto?
  • ¿Cómo resuelve el conflicto?

N 5.1.16 Las necesidades pueden surgir a medida que se descubren nuevas carencias.

  • ¿A qué ritmo aparecen las necesidades nuevas?
  • ¿En qué ámbito surgen las carencias? ¿Frente a qué contextos o estímulos?
  • ¿Qué pasa cuando no se satisfacen las necesidades? ¿Frustración? ¿Cómo gestiona la situación?

N 5.1.17 El origen de las necesidades humanas es producto de la especulación.

  • ¿Es dado a fabricar explicaciones últimas?
  • ¿Cómo son sus explicaciones de sus necesidades? ¿Qué modelo siguen y en base a qué teoría?
  • ¿Le gusta psicoanalizar a los demás?
  • ¿Podemos crear historias para utilizarlas como explicación estratégica del origen de sus necesidades?

N 5.1.18 Una necesidad referente nunca se sacia.

  • ¿Cuál es su necesidad referente o grupo de ellas? ¿Cómo se manifiesta? ¿Cómo se atenúa?
  • ¿Qué recursos emplea para hacer creer que domina su necesidad?
  • ¿Qué medios emplea para sentir satisfecha su gran necesidad referente?

N 5.1.19 Las personas pueden ser más o menos vulnerables según la intensidad de sus necesidades referentes.

  • ¿Aparenta no tener necesidades referentes?
  • ¿La intensidad se acerca a la patología? ¿Configura toda su vida? ¿Estrecha mucho su campo mental?
  • ¿Qué consecuencia tiene para sus otros significativos la intensidad de sus ideas referentes? ¿Qué consecuencias tiene para él?
  • ¿Es vulnerable porque tiene muchas necesidades referentes a la vez?

N 5.1.20 Las necesidades nos hacen vulnerables y dependientes de los demás.

  • ¿De quién me hacen dependiente mis necesidades?
  • ¿Qué poder le otorgo dándole tanta importancia a lo que me puede ofrecer o de lo que me puede privar?
  • ¿El otro capta la situación y utiliza mi necesidad para dominarme? ¿Lo hago yo con alguien? ¿Soy consciente de ello?

N 5.1.21 Toda necesidad tiene una serie de variables que la definen y le dan forma.

  • ¿Qué realismo tiene desde el punto de vista de un observador externo?
  • ¿Qué alcance tiene en cuanto a su ámbito amplio o estrecho?
  • ¿Su nivel de acción es alto o lleva al conservadurismo y a la inacción?
  • ¿Qué importancia y centralidad tiene para la persona?
  • ¿Tiene en cuenta a los demás en plan constructivo y positivo o todo lo contrario?

N 5.1.22 Sin una necesidad solo se interpreta un papel y punto.

  • ¿Se supone que hacemos nuestras las necesidades de alguien, de la empresa, etc.? ¿Fingimos bien?
  • ¿Cuándo hacemos como que tenemos las necesidades de otro, con qué fin actuamos así? ¿Cuál es la necesidad real que cubrimos fingiendo?
  • ¿Qué imagen queremos dar? ¿Por qué?

N 5.1.23 Una necesidad siempre es personal.

  • ¿La supuesta necesidad viene de la pareja? ¿Del grupo? ¿De dónde? ¿La atribuye a alguien?

N 5.1.24 Miedos y temores magnifican las necesidades.

  • ¿Qué miedos? ¿Cómo surgen? ¿Cómo es el proceso?
  • ¿Qué necesidades magnifican los temores? ¿Cómo se satisfacen? ¿Cómo las formas de satisfacerse perpetúan los miedos y evitan la exposición? ¿Qué papel juegan los otros significativos?
  • ¿Cómo podemos hacerle tomar conciencia de ello?
  • ¿Podemos utilizar todo testo para algo?

N 5.1.25 No existen las necesidades universales.

¿Podemos caracterizar su peculiaridad? ¿Qué necesidades supuestamente universales deja en lugar secundario? (Necesidad de protección, de respeto, de seguridad, etc.) ¿Por qué? ¿Por cuáles las sustituye? ¿Qué consecuencias tiene para él? ¿Qué consecuencias tiene para los suyos?

N 5.1.26 Una necesidad no es un recurso.

  • ¿Confunde necesidades humanas con recursos? ¿Qué dice que necesita? Viendo que sus necesidades, en realidad, son recursos, ¿qué necesita en realidad? ¿para qué?
  • A parte del dinero, ¿qué recursos confunde con necesidades? ¿Qué consecuencias tiene?

N 5.1.27 Una necesidad no es motivable.

  • Cuando se le intenta motivar, ¿a qué necesidad se apela? ¿Funciona?
  • ¿Podemos detectar auténticas necesidades en el otro para manejarlas y motivarlas?
  • ¿Nos confundimos cuando le queremos transmitir al otro nuestras necesidades en forma de motivación? Cuando esto sucede, ¿cómo nos engaña el otro?

¿Cómo se usa todo este listado de cuestiones?

Todas estas preguntas no son “las preguntas”, solo son una muestra de lo que nos tiene que inquietar. Al final, una vez más hay que decirlo, estamos solos ante nuestra subjetividad. Todo lo que entendamos que representan las necesidades y motivos del otro no serán más que nuestros modelos mentales, incontrastables y, por lo tanto, totalmente rebatibles. Tomemos conciencia de ello y no nos enamoremos de nuestras propias historias, sigamos recopilando información y contrastemos continuamente nuestros modelos con la realidad.

Podemos usarlo como fuente de ideas para encontrar puntos en los que intervenir.

Podemos emplearlo como ejercicio introspectivo para comprendernos mejor.

Podemos aplicarlo a los puntos débiles de alguien para su toma de conciencia en una sesión de coach o de consejo.

Teniendo en cuenta estas propiedades, es una buena idea pensar en las razones que mueven a alguien chequeando uno a uno los puntos y viendo cuáles pueden ser los puntos débiles de cara a iniciar un consejo o a planificar una estrategia.

Estos puntos no se pueden preguntar, ni se pueden ir siguiendo en una conversación pautada como una base para plantear cuestiones. El listado presentado se debe tener interiorizado en cualquier conversación que se adentre en los motivos personales de cualquiera. También se puede usar en la recapitulación posterior a la interacción con la persona evaluada para atar cabos.

¿Puedo ver un ejemplo de cómo puedo utilizar el listado de necesidades humanas?

Por ejemplo, durante la conversación puedo no haber caído en que toda indecisión supone un conflicto de necesidades (N 5.1.15), pero reflexionando sobre ello puedo atar cabos y deducir la forma en que sus inclinaciones reveladas están influyendo en el problema que presenta o, también, puede servirme para planificar estratégicamente la próxima interacción.

También puedo caer en la cuenta de mi error al atribuirle mis necesidades (N 5.1.25), o puedo orientar la interacción próxima a hacerle ver que es un razonador de caprichos posteriores a las necesidades activadas (N 5.1.8).

En definitiva, es una herramienta útil en la práctica profesional, pero como todas las herramientas hay que ser habilidoso en su uso, algo que se consigue en poco tiempo por poco que la empleemos en nuestro día a día.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: