interacción social

Niveles de interacción social, esquema comprensivo

Hablar de niveles de interacción social suena a algo muy abstracto y académico, pero seguro que todos hemos escuchado en más de una ocasión a alguien quejarse de que tiene problemas de comunicación.

A veces emitimos mensajes que se malinterpretan, se valoran como fuera de contexto o, incluso, se comprenden en el sentido opuesto a su intención. Esto pasa entre interlocutores inteligentes. ¿Cómo es posible?

La respuesta está en la confusión entre los diferentes niveles de interacción en la comunicación. Hemos dedicado un artículo específico a desentrañar esos errores de que impiden una comunicación efectiva, pero antes vamos a definir cuáles son los niveles, de un modo sencillo y clarificador.

Para quien tenga interés de profundizar en el tema (para su aplicación profesional o para especializarse en el arte de la comunicación) puede hacerlo a partir del modelo de análisis multidimensional de la interacción en este mismo sitio.

En definitiva, dado que muchos problemas de comunicación y muchos intentos frustrados de ser entendido se explican por la ignorancia de estos niveles, vamos a simplificarlos de una forma divulgativa.

Los 5 niveles de la interacción

Con el objeto de poder entender la interacción social en toda su complejidad es preciso analizarla desde sus cinco dimensiones que dan cuenta de la naturaleza particular de cada interacción concreta.

Los niveles abarcan desde lo más puntual y tangible, que es el lenguaje simbólico, hasta lo más general y especulativo, que es el marco de las necesidades que intuimos en el otro.

De este modo se crea una estructura ascendente dispuesta en niveles, de forma que cualquier nivel superior da sentido y contexto a los niveles inferiores.

Este aspecto es el más importante: los niveles más superiores condicionan, limitan y dan sentido a los niveles inferiores. Por lo tanto, no podemos entender los niveles inferiores sin tener una visión clara de los niveles superiores que los envuelven. Esta idea es MUY importante.

Interacción social: NIVEL 1

En este primer nivel nos fijamos en lo que se transmite, en su contenido y en su forma. Situamos en él los tres tipos posibles de comunicación humana que existen: por el uso de cualquier tipo de lenguaje, por la comunicación no verbal que la mayoría de las veces no es intencional, y por los hechos.

Nivel 1 de la interacción
  • En cuanto al uso del lenguaje no existe duda de que hablamos de aspectos por todos conocidos tales como los contenidos concretos que se transmiten, la forma del discurso, su complejidad o simpleza, las construcciones empleadas, las paradojas y falacias que encierra, la forma y acierto con que el registro se adapta a la situación, etc. Son todos ellos elementos que todos manejamos con más o menos soltura.
  • En cuanto a la comunicación no verbal, cabe apuntar que muchas veces escapa a nuestro control y que matiza el lenguaje expresado directamente por cualquier código, lo complementa, lo refuerza y, en muchas ocasiones, lo invalida enviando mensajes contradictorios que denotan nuestra falta de coherencia con lo expresado. La comunicación no verbal es muy variada y compleja, hablamos de: contacto ocular, expresión facial, movimientos de la cabeza, cinésica, postura, proxémica, contacto corporal, aspecto físico, cronémica, paralingúistica, etc.
  • Por lo que respecta a los hechos, ya hemos visto con anterioridad que las personas actúan muchas veces con la única intención de transmitir actitudes y posturas. Los hechos, en estos casos pueden ser en sí irrelevantes como hechos, pero no como actos comunicativos.

Interacción social: NIVEL 2

En el segundo nivel nos centramos en el modo del mensaje y para ello contamos con dos grandes matizadores:

Nivel 2 de la interacción humana
  • La definición, entendida como la forma en que las partes asignan unilateralmente los roles de la relación. La definición determina que el papel que debe representar cada cual en la interacción. Por ejemplo, una persona dominante puede imponer su definición de la relación siguiendo el formato de “yo hablo y tú aprendes”, o una persona ingeniosa puede imponer su definición como “yo digo cosas graciosas y tú me las ríes”. Todo esto se hace de un modo implícito y automático. La imposición de la definición es el punto de partida para la manipulación y para la dominación del otro, y se hace de un modo tan automático que pasa inadvertido para las partes.
  • La clave, que es el disfraz o la máscara de la comunicación. Supondría la forma y apariencia que toma el mensaje. Puede ser en clave de humor, en clave de amenaza, en clave irónica, etc. No es lo mismo que yo te riña violentamente dando puñetazos en la mesa, a que lo haga en tono de humor y con retintín. Las palabras son las mismas, pero el sentido cambia con esta clave. También es implícita y automática. La clave de un discurso puede cambiar todo su sentido sin variar ni una sola palabra.

Interacción social: NIVEL 3

Nivel 3 de la interacción humana

En toda interacción debemos buscar en el otro los dos elementos intencionales:

  • El fin a corto o medio plazo.
  • La estrategia que le da sentido.

Entran en este apartado aspectos tales como: qué se está haciendo y para qué, hipótesis de las partes a cerca de lo que quiere el otro, de cómo creen que debe verle el otro, o de qué mensajes tienen que devolverse.

A la larga, los mensajes se transmiten para algo, y ese algo es el fin que queremos conseguir: agasajar, molestar, adular, mandar, etc. Todo ello en una estrategia que defiende nuestros intereses.

Interacción social: NIVEL 4

Toda interacción se desarrolla en un contexto que no podemos obviar. Muchos modelos ignoran este punto y es determinante.

Nivel 4 de la interacción humana
  • Este nivel explica cómo está el escenario. La relación previa determina el modo que adopta la relación actual, del mismo modo que la valoración de la relación que se desea para el futuro está condicionando el margen de maniobra de las partes. Un ejemplo lo explica con claridad: las relaciones de pareja tienen su historia, por lo que el análisis de un momento concreto de su interacción hay que entenderlo conociendo el modo en que las partes han obrado en el pasado, así como los aprendizajes que han extraído de ello. Si alguien ve discutir a una pareja no acaba de entender bien qué está pasando si no conoce su historia.
  • El grado de dependencia de las partes y la forma de su asimetría va a marcar de un modo determinante la manera en que se van a intercambiar los mensajes. Por grado de dependencia entendemos el modo jerárquico en que se estructura su relación, y por asimetría entendemos lo grande que es esa dependencia. Una relación muy asimétrica hace que una de las partes tenga mucha ascendencia sobre la otra.
  • El contexto de la interacción es ese momento particular que hace de ese intercambio algo especial. El contexto específico de una interacción concreta explica, por ejemplo, el humor de las partes y las formas empleadas. Nada pasa en el vacío y el contexto es determinante.
  • El contexto vital de las partes supone tener en cuenta que los miembros están sometidos a un ambiente sociocultural que los condiciona. El contexto vital es la circunstancia permanente en la que se desenvuelve la relación. Por ejemplo, no se entiende la misma interacción en un contexto europeo que en una zona rural afgana.

Interacción social: NIVEL 5

El nivel de las necesidades primordiales es el auténtico norte hacia el que se alinean todos los movimientos y planes a largo plazo de cualquier persona. Todos tenemos nuestras necesidades, aunque muchas veces nosotros mismos las desconocemos a fondo.

Nivel 5 de la interacción humana

Si no se intuyen las necesidades del otro en el análisis de la interacción nunca la acabaremos de comprender su conducta.

Hay que tener en cuenta al respecto que lo que entendemos por las necesidades del otro es una hipótesis, porque no podemos acceder a la verdad de las necesidades de nadie. Por lo tanto, dependiendo de lo buenos (o malos) que seamos elaborando este tipo de hipótesis o modelos, se ampliarán o reducirán nuestras capacidades para predecir y entender la conducta de los demás.

Los errores entre niveles y sus consecuencias

Una vez visto el esquema de los cinco niveles, así como la forma en que se contienen unos a otros, es evidente que de ello se desprende que el margen de error entre niveles es muy grande, dada la gran cantidad de variables que intervienen en la interacción. Por ello vemos a diario tantos problemas de comunicación entre personas que aparentemente no se entienden. Un análisis profundo y práctico de estos errores lo puedes encontrar en la comunicación efectiva y sus errores, en este mismo sitio.

 La interacción entre niveles

Partiendo de esta división, el análisis parcial de los niveles inferiores no tiene sentido si no se estudian teniendo en cuenta los niveles superiores que los contextualizan. Las necesidades particulares e íntimas (nivel 5) determinan los fines puntuales y concretos. El contexto en el que nos desenvolvemos (nivel 4) marca el sentido de la estrategia que empleamos (nivel 3). La estrategia marca el sentido de la definición de la comunicación (nivel 2). La definición determina lo que se acaba transmitiendo con el lenguaje simbólico (nivel 1), o con nuestros gestos y nuestro lenguaje corporal.

Estudiar la comunicación (nivel 1) sin tener en cuenta los niveles superiores lleva a interpretar mal el sentido de los intercambios sociales. Cuando un observador ajeno presencia una interacción entre otros dos interlocutores, nunca puede entender completamente lo que está presenciando si no conoce los elementos de los niveles superiores que determinan las formas y contenidos de la transmisión de la información. Por lo tanto, si este observador se queda en el análisis de actitudes del momento y en el efecto de las palabras empleadas, se podrá formar una opinión totalmente equivocada de la auténtica realidad que intenta comprender.

Como ejemplo podemos volver a la situación de las discusiones de pareja, en las que una persona ajena a la relación no entiende cómo se puede llegar a ese extremo, ni puede comprender por qué las partes se comportan y se hablan así.

Son muchos los ejemplos que podríamos poner. Cualquiera que ha aconsejado o ha asesorado a alguien sabe que desde fuera todo parece fácil de cambiar, pero en la práctica pocas cosas cambian por sí solas. Es importante entrar en todos los niveles para comprender la auténtica dimensión de los problemas de la interacción. Solo entonces podemos intervenir con garantías de éxito.

¿Cómo se emplea todo esto?

La interacción social es mucho más que comunicación y este esquema aquí presentado va en la línea de elaborar un mapa conceptual de todo aquello que interviene y que determina cuanto sucede en la interacción humana.

El modo de aplicar el modelo es elaborando el mapa mental de la interacción. La forma de hacerlo es intentando hacer un retrato de la interacción imaginando cada nivel y el modo en que los niveles superiores condicionan a los inferiores. Este mismo artículo puede servir como guía para elaborar un listado de aspectos a tener en cuenta en la representación del mapa mental de la interacción.

Cualquier psicólogo comienza su trabajo entendiendo estos mapas de interacción, así como todos los factores que los condicionan.

¿Para qué sirve todo esto?

Es una herramienta útil en contextos de asesoría, psicoterapia, coaching, planificación estratégica y, en definitiva, cualquier consultoría formal o informal que pretenda entender qué esta pasando cuando personas inteligentes no logran entenderse.

En general manejamos modelos de la comunicación humana muy simplistas. Suelen ser modelos explicativos académicos para cubrir superficialmente el tema de la interacción humana. Los especialistas de la interacción deben ir más allá y entender el fenómeno en toda su complejidad y con todas sus posibilidades de intervención.

Animamos al lector a aprender más sobre este tema porque es determinante, para ello puede acceder al complemento de este trabajo, sobre la comunicación efectiva y sus errores que se orienta específicamente a los fallos de la comunicación explicados con este modelo, y que permite entender por qué las personas no se comprenden.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: