Los 3 tipos de comunicación humana

Cuáles son los 3 tipos de comunicación del ser humano

Si nos preguntamos por cuáles son los 3 tipos de comunicación del ser humano estamos reconociendo que las personas llevamos la comunicación en nuestra naturaleza. Si necesitamos tres formas de comunicación es porque el hecho de comunicar es tan importante para nosotros como satisfacer nuestras necesidades básicas.

Cuando hablamos de comunicación nos viene a la mente el lenguaje hablado con el que las personas interactuamos de una forma natural. Este lenguaje hablado puede transformarse en escrito, con lo que seguirá consistiendo en un intercambio de símbolos con el que las partes se entienden y se influyen mutuamente. En cualquier caso, con este tipo de lenguaje, hablado o escrito, nos estamos refiriendo a lo mismo: al lenguaje simbólico, que es exclusivo de los seres humanos.

Dicho de otro modo, no podemos pensar en el lenguaje escrito como un modo diferente de comunicación al hablado porque, en realidad, ambas formas de expresión se refieren a la misma: al lenguaje simbólico.

Ahora bien, piensa en estas situaciones: si no sigo tus consejos te comunico que no me importan en absoluto. Si rayo tu coche sin anonimato te estoy declarando la guerra. De igual modo te declaro la guerra si me alío con tu enemigo. Si disimulo tus fallos te comunico que soy tu aliado y entonces te demuestro mi amistad. Si hago determinadas locuras de enamorado mis hechos hablan de mis sentimientos hacia ti. Si me enfrento a un peligro solo y de forma agresiva, entonces te mando el mensaje de que estoy fuerte y de que puedo ser peligroso. No hace falta que diga todas estas cosas, con mis actos me explico perfectamente. De hecho, todas estas situaciones solo tienen sentido como actos comunicativos que pretenden mandar un mensaje. En todos estos casos me estoy comunicando con mis hechos

Por lo tanto, los 3 tipos de comunicación humana son: el lenguaje simbólico, la comunicación no verbal y la comunicación por los hechos.

Ambas comunicaciones, la no verbal y la comunicación por los hechos, al no ser simbólicas no se pueden registrar ni representar. No están sujetas a códigos objetivos y ello las hace propensas a malas interpretaciones.

3 tipos de comunicación esquema

Estos tres lenguajes suelen ir de la mano en cualquier interacción humana. Siempre que interactuamos los empleamos de forma inconsciente y solapados de forma natural. Un buen observador, y todos lo somos en este aspecto, puede detectar la falta de concordancia de los tres tipos de comunicación, lo que da lugar a incoherencias perceptibles fácilmente detectables. Un mensaje no verbal que no corrobora un argumento es tan revelador como un hecho que no se corresponde con los mensajes.

Por el lenguaje de los hechos entendemos, pues, el comportamiento que mantiene una persona con objeto de mandar un mensaje a otro y otros. Podemos dar más ejemplos, como el hecho de visitar a un amigo para comunicarle que nos importa, no firmar una declaración para comunicarte que te abandono en esto, negarme a ofrecer apoyo para comunicar que no soy ya tu aliado, acudir a una llamada para comunicar amistad, no acudir para auxiliar a alguien para comunicar lo contrario, obstruir una salida deliberadamente para comunicar sentimientos hostiles, facilitar esa misma salida, etc.

Muchas veces nos comunicamos casi exclusivamente con una política de gestos, sobre todo en momentos de confrontación, cuando las partes muestran lo peor de su naturaleza y actúan para dejar clara su postura. A falta de un lenguaje más elaborado con dominio de buenos argumentos, los niños también son muy dados a comunicarse por hechos.

La política misma es un buen escenario para estudiar la comunicación por los hechos, que en este contexto se llama «política de gestos». Cuando el político desciende al barrio obrero a besar niñas y a abrazar a ancianitas, está comunicando a ese sector poblacional que les quiere y que quiere lo mejor de ellos: su voto. En los mismos parlamentos reina un trasiego continuo de mensajes por hechos, con maniobras de apoyo y de oclusión, traiciones, sorpresas, amenazas y, siempre, dobles intenciones en todo lo que se dice y hace.

Los hechos pueden ser muy elocuentes, pero también pueden estar sujetos a muchas interpretaciones y sometidos a factores de descuento ante personas que tienden a engañarse a sí mismas y a restarles importancia. El lenguaje de los hechos no goza de precisión y su efecto siempre depende de la correcta interpretación del otro. Debido a que la forma de interpretar depende del estado emocional del momento presente, así como de las influencias de terceros en el momento de la interpretación, no es difícil que este tipo de lenguaje lleve a equívocos y engaños.

El lenguaje simbólico es más o menos interpretable (interpretamos instrucciones, leyes y el sentido de los mensajes). La comunicación no verbal es más interpretable, porque debemos atribuir sentimientos a gestos corporales y en ese proceso nos pueden traicionar nuestros prejuicios. Pero, de forma destacada, la comunicación por los hechos es totalmente interpretable y sujeta a malas conclusiones. En realidad nos pasamos la vida interpretando la conducta de los demás y los mensajes que con ella nos mandan. En esto, como en todo, hay quien es mejor y hay quien es poco hábil, pero, en todo caso, nadie está exento de tener que interpretar el sentido de lo que hacen los demás.

En cualquier caso, nunca podemos dejar de prestar atención simultánea a estos 3 tipos de comunicación, porque se solapan entre ellas y transmiten información complementaria muy valiosa. Ahora bien, en este aspecto también encontramos la virtud en el término medio, porque a menudo nos encontramos con personas puntillosas que viven pendientes de los gestos y de los hechos de los demás. Estas personas suelen decepcionarse con facilidad cuando perciben o interpretan comportamientos en cualquier actitud del otro.

Las personas poco empáticas, en general, suelen controlar muy poco su comunicación no verbal, con lo que emiten mensajes contradictorios de fácil detección. Estas personas generan actitudes en los otros que no acaban de comprender y que no pueden explicar, porque no alcanzan a medir el efecto de sus mensajes.

Los errores en el lenguaje simbólico, como es el habla, son frecuentes en cualquier persona, por lo que no es necesario resaltar lo fácil que es equivocarse con un argumento, detectar mentiras, expresar mal las ideas, etc. En este sentido, cualquier buen comunicador sabe lo importante que es evitar los errores de la comunicación efectiva.

En definitiva, quedarse con lo dicho sin atender a los otros dos tipos de la comunicación es un error muy frecuente que es fácilmente evitable tomando conciencia de lo rica que es nuestra comunicación. Por lo tanto, la respuesta a la cuestión a cerca de cuáles son los 3 tipos de comunicación del ser humano es que el lenguaje simbólico, la comunicación no verbal en todas sus manifestaciones expresivas, y el lenguaje por los hechos, son las tres formas de comunicación que todos empleamos y que todos observamos en nuestros interlocutores, siempre de forma inconsciente y con suma habilidad.

El fenómeno de la comunicación debe entenderse englobado en el concepto más amplio de interacción, por ello esta respuesta debe completarse con un explicación más amplia de cuáles son los niveles de la interacción social. Solo entendiendo estos niveles se comprende el fenómeno de la comunicación humana y se entiende por qué a veces no funciona. También comprendiendo los niveles comprendemos el camino para encontrar las soluciones a los problemas interpersonales.

Si quieres dominar los secretos de la comunicación puedes ampliar la información de este artículo entendiendo también el importante concepto de interacción secundaria, en este mismo sitio.


Acerca de José Martínez

Después de toda una vida dedicada a la gerencia y organización de grupos humanos continúo aprendiendo del complicado mundo de la interacción. Como psicólogo pienso que el ser humano no puede comprenderse si no es en relación a los demás. Desentrañar la maraña de relaciones, dinámicas, estrategias y otros fenómenos del día a día relacional ha sido siempre mi pasatiempo, al tiempo que mi profesión. Me alegro de poder compartir todas estas experiencias contigo a través de este sitio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: